Más de tres generaciones reunidas en la plaza principal de León, Guanajuato. Atardecer de domingo y la euforia del público era de viernes por la noche. Aplausos, gritos, bailes, risas continuaban la fiesta francófona que desde el escenario inundaba con música folk   el edificio de las presidencia, los hoteles, comercio e iglesias de la zona.

La bottine souriante, contagiaba el espíritu de celebración. Francés o inglés eran los idiomas que se esparcían por las bocinas y la gente simplemente respondía:” yes, oui” mientras bailaban sin parar, dejando que sus pies y brazos hablaran ese otro lenguaje universal. Desde el escenario la bailarina irradiaba sensualidad y alegría, su cuerpo dialogaba con esos otros cuerpos presentes, que vibraban irremediablemente al ritmo propuesto.

La fiesta del espíritu sin duda, logró que el arte llegara a esos espacios que generalmente consideramos de tránsito, vacíos de significado, carentes de convocatoria, ese espacio público tantas veces usado para lo político o social y pocas considerado un gran espacio de esparcimiento artístico.

Entre los usuales mimos, globeros, títeres y músicos, se colocó un escenario desde donde se emitió un sonido poco usual en estas latitudes, pero que conquistó nuevos adeptos por su facilidad para provocar sonrisas, bailes, comunión entre los espectadores.

Surgido en 1976  en la región de Lanaudière, el grupo se popularizó en los 70’s por redescubrir sus tradiciones celtas y acadias, y difundirlas a través del mundo. Cuentan con 13 albums editados, de los cuales 4 son de oro por haber vendido más de 50,000 copias y 3 son de platino por haber vendido más de 100,000 copias. En 2011, con su album titulado: Appellation d’origine, celebraron sus 35 años de existencia

El sonido del acordeón es familiar en nuestra región, pero las percusiones con los pies tuvieron a los niños atentos, intentando una y otra vez imitar la velocidad, la fuerza, el ritmo.

La bottine souriante propuso en varias ocasiones que el público participara coreando o cantando durante las canciones, incluso hablaron algunas frases en español, provocando aplausos y entusiasmo entre los asistentes.