En mar abierto es difícil encontrar dirección, sentido. Es difícil creer que lo lograrás pero de alguna forma te niegas a morir. Peleas fuerte, tratas de despejar la mente, recordar sólo lo necesario para sobrevivir, pero el miedo combate. Paralizarte es la peor decisión. Conforme nadas descubres que gastas energía ¿cuál es el punto? No ves claramente. Te cansas. Mantenerse a flote. Subes y bajas. Respiras y tratas de relajarte. Desciendes, ojos cerrados, frío y sal envolviéndote. ¿Será la última vez? Asciendes de nuevo y respiras con todas tus fuerzas. Únicamente prolongas lo inevitable ¿por qué? ¿Crees en los milagros? ¿En el futuro? ¿Por qué no dejarte envolver y ya? ¿Qué te detiene? ¿Qué te impulsa? El tiempo transcurre, el cuerpo se agota, es mar abierto ¿cuál es el sentido?

Continuar leyendo en: Amarte en mar abierto