Hace tiempo que espero un e-mail ¿de qué o quién? Lo desconozco, pero me confieso una adicta a darle refresh a la bandeja de entrada. Tal vez el e-mail es el nuevo hilo de Ariadna en este laberinto de ciber redes. Me reconozco como un minotauro, mitad bestia azuzada, mitad humano exhausto.