¿Será que algún día nos encuentre el amor? Amarrados los años con resignación o esperanza, que a nuestra edad es lo mismo. Detenido el tiempo, en ese beso que fue sombra en cada nueva historia. Oxidadas las cuerdas, la mirada y la imaginación. Habitamos ese incómodo silencio, hogar para quienes no supimos reconocer como verdadero, propio, merecido, a tiempo, lo que hoy llamamos perdido. El amor ya nos encontró, solo que me distraje en la cita.
27 enero 2014