Por Julia Cuéllar   @juliacuellar82  Fotografía: FORUM Cultural Guanajuato
 
forum2

Volar sobre la música como Ícaro, buscando escapar de la prisión de las formas, los paradigmas musicales vigentes, intentando llegar a ese espacio de libertad creativa donde se experimenta con los sonidos y los silencios, con los instrumentos, los soportes acústicos y las posibilidades digitales. Siguiendo la voz y recomendación de Dédalo se puede llegar en un vuelo placentero a una isla de gozo sonoro.

El auditorio Mateo Herrera en la ciudad de León, Guanajuato fue escenario del vuelo de este Ícaro auditivo. Siendo las 20:00 horas dio inició un concierto que exigió al auditorio abrir sus oídos a nuevas posibilidades sonoras, a la unión de lo que conocemos como música de cámara con el lenguaje digital.

Entre sonidos de grillos, lo que simulaba el ruido del metro sobre sus vías, el caos de una ciudad, ruedas girando al infinito, la risa de un bebé y las cuerdas que se tensan y se distienden en sonidos agudos, constantes, la música fue una creación de atmósfera, de cambios abruptos en los estados de ánimo, de recordar que el sonido tiene nuevos sentidos cuando la mente de un creador ordena lo que generalmente clasificamos como ruido, arrítmico. El público escuchó, sintió el diálogo entre instrumentos y sonidos de lo cotidiano extrapolados.

Prácticas de vuelo-Noodus Cromano, es el resultado de la convocatoria que en febrero de 2014 lanzaron la Secretaría de Cultura del Estado de Michoacán (SECUM) desde su Centro Mexicano para la Música y las Artes Sonoras (CMMAS) con sede en la ciudad de Morelia, el Festival Internacional Cervantino y el Consejo para la Cultura y las Artes de Nuevo León con la finalidad de becar a jóvenes mexicanos entre 18 a 35 años interesados en explorar y crear música desde el uso creativo de las nuevas tecnologías.

Prácticas de vuelo es parte del Programa de Fortalecimiento para Jóvenes Compositores en el Área de Música Electroacústica y según datos del CMMAS ha apoyado a más de 70 compositores desde el 2007, año en que inició actividades este programa. Puedes conocer un poco más en: http://goo.gl/QqkaoX

Para impulsar el desarrollo de la música y las artes sonoras, en 2006, fue creado el Centro Mexicano para la Música y las Artes Sonoras, como un esfuerzo conjunto de CONACULTA a través de CENART y la Secretaría de Cultura del Estado de Michoacán. Cuenta con cinco líneas de trabajo: formación académica, investigación, creación, producción y promoción de la música y artes sonoras. Quienes en 2014 obtuvieron la beca del programa Prácticas de Vuelo recibieron tutorías de músicos con reconocimiento internacional para trabajar proyectos en cinco etapas: desarrollo profesional, creación, interpretación, registro y difusión. En esta edición se pidió que los becarios compusieran obras acusmáticas o para ensamble con medios electroacústicos. El producto a desarrollar se trabajó desde abril hasta agosto con el Dr. Rodrigo Sigal, Director de CMMAS, quien fue el tutor principal, miembros del Ensamble Noodus-Cromano y otros maestros invitados de Canadá, Puerto Rico, Argentina y México.

forum1El resultado de este arduo trabajo por jóvenes de Nuevo León, Michoacán y Distrito Federal fue el programa musical que se disfrutó en el FORUM Cultural Guanajuato cuyo programa dirigido por Eduardo Caballero incluyó: Lutrosis, de German López Vargas; Kaxan de Edgar Eduardo Yáñez González; ÁAK’ de Rafael Quezada Cruces; Cyclestrings de Elder Jasmin Linares Méndez; Atacir de Jorge Caballero Ramìrez; Kukulkán de Daniel Flores Miranda; Autopo(i)ética de Jorge Eduardo Gómez Elizondo; Synthesis de Carlos Arturo Hernández González; Azul de Liliana Rodríguez Alvarado y Caja Cerrada de Raúl Alejandro Dávila Espinosa.

En el Cervantino del 2013, los becarios de Prácticas de Vuelo se presentaron en el Salón del Consejo Universitario en Guanajuato capital y la obra consistió en el ensamble de percusiones y nuevas tecnologías, participó el percusionista Iván Manzanilla. Este programa de apoyo a becarios también se presentó en la edición 39 del FIC en el año 2011.

El ensamble Noodus-Cromano es la unión del Ensamble Noodus con el Ensamble Cromano. El primero se formó a principio de 2012 con la intención de explorar a música actual y se ha presentado en el IV Foro de Compositores de NL, Festival Internacional Música Nueva Monterrey y en la presentación de la Ópera de Cámara “El Conejo y el Coyote” en Monterrey del compositor mexicano Víctor Rasgado. El segundo busca indagar en las posibilidades de la música de cámara y el cuarteto de cuerdas. Se ha presentado en el Festival de Música Contemporánea Ramiro Guerra, Foro Compositores de Nuevo León.

Durante este espectáculo, los violines estuvieron a cargo de Manuel Flores y Eyliana Pérez; la viola de Caleb Ahedo; el Violonchelo por Diana Blanco; el piano por Jorge Martínez y las percusiones por Mike Tovar.

En entrevista, los becarios reconocen que su mayor reto fue trabajar contra reloj, dejar atrás sus ideas preconcebidas del proyecto e irlo modificando conforme la realidad lo requería. Entre lo que señalaron como lo que más les gustó de ser becarios fue el apoyo y aprendizaje de sus tutores, el haberse conocido, el encontrar a más compositores talentos con quienes dialogar. Sus recomendaciones para quienes desean o ya estudian música en México son estudiar, encontrar una voz propia, conocerse así mismos, nunca perder la libertad para crear, ante las negativas de algún profesor o institución seguir buscando otras guías y caminos si es que la música es su vocación de vida.