No seré la mujer que te detenga. Quédate el tiempo que quieras. No me culpes de que no vuelas. Ni de las páginas en blanco. Tampoco de lo insoportables que te resultan las más jóvenes, o lo imposibles que somos las mayores. Haz tu vida, que yo hago la mía, entre los quehaceres del hogar que compartimos, los libros que discutimos, los viajes que planeas cuando por fin te ame una extranjera y seas lo mejor de ti. Hago mi vida escuchándote porque alguien más lo hizo antes por mí. Tomo consciencia del dolor que causé y de la vida que viví sin darme cuenta. Del amor que fuimos sin ser perfectos. De que no soy la mujer que te detiene y sin embargo lo crees, porque pasa el tiempo y nos encuentra riendo. No seré la mujer que te detenga porque no necesito hacerlo, somos amor sucediendo. Esa clase de amor que nadie nombra porque es real e imperfecto y no teje historias que roban el aliento, teje momentos, rutina, seguridad y una que otra anécdota de cocina. ‪#‎delirio‬