No quiero ser un paraguas sino la lluvia que te empapa. Sé cuánto disfrutas mi baile que desciende en tempo continuo por tu cara, brincando de tus hombros a la nada. Soy el agua que sigilosa entra por tu espalda, retoza entre tus labios y escurridiza penetra tu alma. Soy el agua. ‪#‎Delirio‬