Me han pedido escribirte una carta, es que no saben que hablamos a cada momento. Qué podría decirte que desconozcas. Usé el espacio de esa hoja en blanco para llenarlo de “gracias”, la primera y última palabra cuando conversamos, la única que no me canso de repetir cuando me preguntan por ti. Amar lo intangible, lo inconmensurable, amar a quien habita en todos y es invisible para tantos. Sí, requiere aceptar pasar la vida como la loca, la fanática, la enamorada, pero si acaso pudieran vivir amando entenderían que son parte de lo intangible, lo inconmesurable y negarlo lastima, destruye, violenta al mundo y a los otros. Tal vez deba quitar la “s” final y desear que tu gracia sea percibida por otros, que tu gracias permita que miren hacia dentro antes de gritarle demandas al mundo, sin estar listos para darse, verdaderamente darse: amarse para vivir lo inconmesurable, lo intangible, para descubrir que para los otros, son otro también. Gracias.‪#‎Delirio‬