El tiempo no se mide por años sino por las veces que has cambiado. Por las historias que se agolpan y sobreponen cuando transitas una ciudad y descubres que esos diálogos, esos espacios ya no son esa tú. La mirada omnisciente que otorga el recuerdo es prueba de que la narrativa cambió. El pasar del soy al era es la prueba de que creciste. ¿Mujer, cuántos años tienes? Deja tú los años, los cambios de narrador del soy al era. Una biblioteca en construcción. ‪#‎Mujeres‬