Si ven a mi Muso, díganle que lo amo. Estaré esperándolo en la esquina donde plenitud y compartir convergen.
Que no se apresure, que tome su tiempo. Yo lo espero porque desde aquí hago y deshago el mundo. Mi decisión de amarlo es inapelable, Cronos me tiene miedo y la araña que teje el destino no cesa de trabajar.

Si ven a mi Muso, díganle, que no hay flor que no se marchite, ni agua que no se estanque si la voluntad del hombre no está por encima del temor.

Díganle que tome el camino promesa con dirección a Metamorfosis. Que acepte los cuidados de la brújula estelar, porque de noche se aclara la mente, se aligera el cuerpo, se escucha a los corazones bailar bajo el tempo de los grillos y el resoplido pulmonar.

Que no se apresure, ya llegué y desde donde plenitud y compartir convergen, hago y deshago el mundo mientras lo espero, porque él es mi Muso y lo amo. ‪#‎Muso‬