A veces el amor es el tiempo que se comparte en un sillón en forma de L, que no es más que un circuito amoroso incompleto, un corazón por dibujarse. A veces, el amor es el tiempo compartido en ese sillón en absoluto silencio, mientras se tocan los pies y por turnos uno va mirando al otro cerrar los ojos, no sea que se encuentren contemplándose. A veces el circuito se cierra, el corazón se dibuja, el silencio se acompasa de jadeos, de besos y vientres reconociendo los límites del ser. A veces el amor es eso, dos amigos en el dorso de la L, viviéndose tan de cerca, que las pestañas se tocan y los poros, presas desbordadas se vuelven. ‪#‎Delirio‬