Permíteme volver
Antes de que partas
Permíteme volver

Quiero pararme al centro de esa habitación vacía
Mirar los cipreses al amanecer
El muro de ladrillos detrás.
El sol acariciando tímidamente los ventanales
Y nosotros dos, como recuerdo,
acostados en la cama.

Permíteme volver
a esa habitación vacía donde quedará
la huella del librero,
mi dorso tantas veces elevado,
mi susurro inquisitivo,
premonitorio del caos,
disfrazado de validación:
¿Estás seguro que sientes lo que yo estoy sintiendo?

Permíteme volver
al quicio de esa puerta que nos expulsaba
sobre la que vimos atardeceres morados y naranjas
mientras llegaba el cerrajero.

Permíteme volver
Quiero respirar profundo
Al centro de esa habitación vacía
Mirar por última vez,
el lugar donde fui,
verdaderamente feliz.