41CUqNpF7sL“Mujer es un término que adquiere un matiz de obscenidad y por eso deberíamos de cesar de utilizarlo. Tenemos a nuestro alcance muchos otros más decentes: dama, señora, señorita y, ¿por qué no? “Hada del hogar” escribe Rosario Castellanos en Mujer que sabe latín en 1973, mientras durante ese año, Barbie luce así con apenas 14 años de haber salido al mercado (marzo 1959). 

Evidentemente Barbie es una dama, un estereotipo conservador, una definición socialmente aceptada de ser señorita o esposa de Ken.

En abril de 2015, la nota era que Mattel jubilaría a Barbie por la caída en sus ventas. Para octubre del mismo año, el feminismo encuentra a la chica plástica con el comercial “Imagina las posibilidades” (mostrado arriba). La apuesta es ponerse al corriente con la sociedad, no es cosa menor, la equidad es tarea incluso de los publicistas. Grandes sectores de la población aún no reconocen la palabra feminismo, menos reconocen la igualdad de derechos para hombres y mujeres. Que los comerciales y productos masivos vayan difundiendo el concepto, ayuda. Lo queramos o no, la televisión y el pasillo de juguetes de los centros comerciales educan.

Para 2016 Barbie lanza su línea fashionistas con el lema #TheDollEvolves (La muñeca evoluciona) que para quienes nos encanta pensar mal y acertar, tiene un dejo de machismo, ya que muñeca puede hacer referencia tanto a Barbie como a las usuarias y en el último caso la interpretación es de condescendencia o paternalismo. Estos modelos incluyen cuatro estilos de cuerpo, siete tonos de piel, veintidós colores de ojos y veinticuatro estilos de cabello, así como una infinidad de conjuntos de moda y accesorios. Un movimiento de mercado para visualizar las diferencias, ¿para incluirnos a todos?

Barbie es la Galatea moderna, se le moldea de forma constante buscando sobrevivir, adaptarse al ideal femenino en voga. La cargamos de frustraciones y deseos con la esperanza que cobre vida y lo hace en el juego de cada niña o niño. Barbie astronauta, Barbie japonesa o mexicana, Barbie mamá, Barbi hermana, Barbie, un ícono más del ser mujer. Escritoras como Rosario Castellanos han ido nombrando lo femenino y sus posibilidades y muñecas como Barbie impactan en la vida de niñas y niños mucho antes que puedan leer, no es cosa menor que el mundo pop quiera diversificar y mostrar las posibilidades de ser mujer. Sus causas son comerciales, pero el efecto nos involucra a todos.

Barbie le quiere dar la vuelta, no está mal. Yo fui feliz jugando con Barbie, tampoco culpemos a la publicidad de todo lo malo de la sociedad, solo son un reflejo y disculpen que se los diga pero la publicidad exitosa estudia a sus compradores así que básicamente les da lo que piden ¿quién tiene que cambiar? Mis barbies ya era maestras, diseñadoras de moda, mamás, artistas, abogadas y científicas antes que este comercial ¿por qué? Porque tuve una madre increíble. Las barbies son solo otro espejo con que las niñas y los niños representan lo que viven, lo que ven.