Persigue tus sueños es el nuevo libro de Ricardo Zárate (@zarateric) editado por Alfaguara, su premisa es: Tú puedes cambiarte la vida. ¿Qué estás dispuesto a entregar por eso que te roba el sueño, la salud o el futuro ideal? ¿Cómo saber si lo que elegiste fue un ejercicio de libertad o la complacencia de las expectativas de tus progenitores? «Ser ingeniero no es lo mío, escribir es mi destino» parece decirnos el protagonista al inicio de su viaje. La primera entrada en su bitácora será ir a Londres a la escuela de cine donde estudian los hijos de Steven Spielberg ¿Te atreves a deambular con él?


«Para mi querida Julia, por las historias que nos unen y que nos dan vida» parece una dedicatoria genérica del mundo literario, así como el título Persigue tus sueños, nos grita la clasificación de autoayuda, superación personal o receta en tres pasos para escribir novela juvenil. En ambos casos, brinqué el prejuicio y desperté mi conciencia para escuchar.

Ricardo Zarate demuestra a la mexicana lo que Malcolm Gladwell ha probado con investigaciones sociales en sus libros The tipping point y Outliers: el éxito es más una cita afortunada entre diez mil horas de trabajo y las personas indispensables para germinar y difundir ideas; es colaboración más que talento innato, es más el resultado de un contexto de interacciones sociales que la resolución categórica a materializar un sueño un día cualquiera. Además de buscar otros parámetros menos capitalistas para definir el éxito. Ricardo parece coincidir con Gladwell, la gloria no es la fama, el dinero o la cantidad de adeptos u compradores de nuestras ideas, la gloria es el proceso de materializar un sueño siendo consciente de la necesidad del otro, con sus talentos, defectos y sus propios deseos. Es aceptar que lo aleatorio y caótico es más una oportunidad y una ventaja que un obstáculo. Abrir los ojos, los oídos, el corazón y la mente. Sí parece fórmula, azúcar literaria de la sección hágalo usted mismo, pero ejecutarlo en serio lleva riesgos, decepciones, frustración y preguntas como ¿Esto es lo que realmente quiero? ¿Hasta dónde llegaré en pos de mi sueño, horizonte, ideal, valor? ¿Mi vida tiene sentido si renuncio ahora y elijo otro camino? ¿Me estoy desviando o sobreviviendo en lo que llega mi oportunidad, mi ola, diría un surfista? ¿Una vez alcanzado lo imaginado, ahí terminará, me sentiré satisfecho o qué nuevo sueño me mantendrá despierto, alerta, con ganas de más?

Ricardo Zarate es honesto, ahí es donde se separa del resto de la oferta juvenil donde la historia es: protagonista perseguirá su sueño, iniciando la travesía con todo en contra y desde lo más alejado de la meta pero su valentía, carisma y encuentro afortunado con su ayudante (hada, mago, inversionista) lo llevarán a la cima en el tiempo que tarda en prepararse un hotcake y será rico, famoso e influencer para la eternidad.  Persigue tus sueños, lo afirma desde la portada: «tú puedes cambiarte la vida» como decreto de oráculo o de galleta de la fortuna, leamos con atención, el énfasis está en tí porque sólo ahí reside la responsabilidad de cada elección, incluso de la adversidad y qué cara le plantas. Incluso aceptar que una gran parte será un golpe de suerte y no puede ser controlado. Aceptar que los planes no son perfectos, son sólo guías. Cada día hay que abrir la conciencia y elegir sumar más horas de trabajo y escucha a las personas que nos rodean o desistir porque hay comodidades no negociables en pos del destino, como alimentarse diariamente o dormir bajo techo. El final no es feliz, es real. El ayudante no es uno, sino varios. El énfasis está en el proceso, el crecimiento, el autoconocimiento y la responsabilidad no en el logro del objetivo perseguido, que va modificándose conforme el protagonista va despertando. 

«—¡Londres  nos la pela!—vociferaba el chilango—.¡Esta lucha no la para nadie!» parafraseando esta oración, esta obra parece decirnos: —¡El manual de escritura de best seller juveniles nos la pela!—vocifereba el leonés—.¡La escritura honesta no la para nadie!