Queridos estudiantes:

Pueden seguir los pasos de otro o abrir caminos. Crear sendas, requiere valentía, fuerza. Nadie lo ha hecho antes, eres el loco, el desadaptado, seguro se acuerdan de San Ignacio o de Jesús. 

Los retos que les tocaron y seguirán enfrentando a lo largo de su vida, los llevarán a la pregunta ¿Lamentarme por lo que no tengo o crear lo que otros no han imaginado? Confío en que elegirán la opción iluminadora, creativa, consciente, compasiva y que tendrán la competencia de aceptar los cambios y caminar hacia donde no han ido otros, pero guiados por su fe, por la constancia de Loyola y la fiebre fecunda de Javier, como establece nuestro himno. 

Fuertes en la lucha, recuerden que la batalla más compleja e importante siempre será con ustedes mismos. ¿En qué creo? ¿Quién soy? ¿Quién quiero ser? ¿Es esta la mejor manera de ser persona, de ser comunidad? No se elige una vez, se decide y se construye todos los días, hasta el último aliento. Para eso es el examen del día, para enfocarnos. Discernir es sopesar el corazón y los actos. Sigan abriendo camino, los verdaderos líderes son quienes consultan su alma, escuchan al futuro y trabajan su presente. 

Disfruten este logro, pero estén listos para seguir su camino. Gracias por ser Lux. 

Abriendo caminos.