Me encantó el video. Estoy de acuerdo en que la escuela tradicional mata la creatividad. Pongo dos ejemplos:

Mi hijo dibujó de color morado los árboles en kinder. Me mandaron llamar del departamento de psicología: No es real, no puede dibujar árboles morados. Lo único que dije fue: ¿No conoce las jacarandas?

Pretender que los estereotipos sobre la realidad siguen funcionando es matar la realidad. Una vida compleja no puede ser reducida a árboles verdes y triángulos equiláteros. El sentido de ser maestro es permitir que los alumnos se conozcan, eso implica, saber sus virtudes y defectos. Transformar esos defectos en algo positivo. Soy muy necia, por fortuna aprendí que si lo conviertes en algo positivo se llama constancia. Es decir, mi vicio se ha vuelto mi mayor virtud, no me doy por vencida, establezco objetivos y trabajo por ellos. 

La educación creativa es la que permita, a pesar de la carga curricular, que los alumnos descubran sus habilidades. Dentro del aula, el maestro hace magia, incluso podría dar matemáticas permitiendo que los alumnos bailaran y ahí está, no se rompe el currículo que tanto estresa a la SEP, pero los alumnos se divierten y aprenden. No es difícil, sólo hay que pensar afuera de la caja. 

El otro ejemplo:

Mi sobrina llegó a la escuela y preguntó a su maestra de inglés: Tú, ¿Tienes novio o novia? 

¿Qué creen que pasó? Mandaron llamar a su madre. ¿En qué ambientes se mueve la niña? ¿Qué está viendo? ¿Qué pasa en casa?

Otra vez, la escuela tradicional negando y reduciendo una realidad compleja. Una escuela así no prepara para el mundo. El mundo ya habla y ejerce derechos sobre la comunidad LGBT+. Asumir que al ver a una persona puedes conocer su preferencia sexual, es no entender la realidad. Mi sobrina está en el nuevo mundo, se pregunta, no se asume. La maestra, fue la que no pudo cambiar su paradigma, la que se asusto a una realidad que se niega a ver, a construir: equidad, empatía, amor. 

Señalo que era la maestra de inglés porque el idioma tiene el femenino, el masculino y el neutro. Mmm, I wonder… Los idiomas también son lentes distintos para mirar el mundo, no sólo reglas gramaticales, son concepciones de realidad, existe el neutro.

La creatividad es también aceptar que hay paradigmas que no funcionan y deben morir. Es aceptar que la realidad no es sólo mía, es múltiple y diversa. Si alguien puede ver y no asumir identidades sexuales, ¿por qué yo no? Antes de castigar, tal vez, habría que ponernos en el zapato del otro. 

Las nuevas generaciones están mal, ¿Según quién? Mi ego, mi confort, mi pereza ¿no me dejan ponerme en sus zapatos por un momento y observar que esa conducta seguro es sólo síntoma de algo más complejo? ¿Qué significa? Antes de juzgar, observar, dialogar, transformar.

Educar no es llenar la cabeza de conocimiento. La función del maestro no es inocular un virus. Mira, alumno, aquí va todo mi cerebro condensado para que sepas lo mismo que yo. No, terrible, una condena a la muerte. Educar creativamente es permiter a las mentes crear su propio camino, sus propias conexiones. Ser un maestro, desde mi punto de vista, tiene más que ver con ofrecer mundos, posibilidades, herramientas, que con pasar fórmulas. Permitir la construcción en cada individuo.